Antena Web: conectando el mundo con el mundo



Salud en Caja 39: Consumo de alcohol.


por Alejandra Gonsález en 07-10-2020 a 19:17

Además de los hábitos mencionados que afectan nuestro estilo de vida se encuentra el consumo excesivo de alcohol.

El trastorno producido por el consumo de alcohol puede ser leve, moderado o grave de acuerdo a la cantidad de síntomas que tenga. Entre los signos y síntomas se encuentran:
Incapacidad para limitar la cantidad de alcohol que consume
deseo e intentos fallidos de disminuir la cantidad que consumes
pérdida de mucho tiempo bebiendo u obteniendo el alcohol o recuperándose de las consecuencias de haberlo consumido
deseo o necesidad de beber,
Incumplimiento de obligaciones importantes debido al consumo
consumo continuo de alcohol aún sabiendo que causa problemas, laborales, sociales o interpersonales
abandono o reducción de actividades, sociales o laborales y pasatiempos
consumo de alcohol en situaciones en las cuales no es seguro
desarrollo de tolerancia al alcohol de modo tal que necesita más cantidad para sentir su efecto o tiene un efecto reducido por la misma cantidad
presencia de síntomas de abstinencia como náuseas, temblores y sudoración cuando no bebes o beber para evitar esos síntomas.

La intoxicación por consumo de alcohol se produce a medida que aumenta la cantidad de alcohol en el torrente sanguíneo. A mayor concentración de alcohol en sangre mayor será el deterioro en su organismo. Causa problemas de conductas y cambios mentales entre los cuales se encuentran:
Estado de ánimo inestable
Alteración de la capacidad de juicio
Dificultad para hablar
Problemas de atención o memoria y mala coordinación.

Además, puede tener períodos denominados “apagones” en los que no recuerda los hechos.

Los niveles muy elevados de alcohol en sangre pueden provocar un coma alcohólico o incluso la muerte.

La abstinencia al alcohol puede suceder cuando el consumo de alcohol ha sido intenso y prolongado y luego se suspende o reduce considerablemente. Puede suceder en el plazo de varias horas o hasta cuatro o cinco días después. Los signos y síntomas consisten en sudoración, aceleración de los latidos del corazón, temblores en las manos, problemas para dormir, náuseas y vómitos, alucinaciones, inquietud y nerviosismo, ansiedad y, a veces, convulsiones.


Comentar





Voltar página anterior